Foto: La República

Los atrasos en la entrega del proyecto Hidroituango por la más reciente contingencia de la estructura ha puesto a más de uno a hacer cuentas: no solo por las implicaciones económicas, sino por el déficit de energía que se experimentaría a 2021. Pese a que aún EPM mantiene la promesa de entregar la primera fase de la obra ese año, el Gobierno Nacional ya tiene un plan B para cubrir ese posible faltante energético.

Se trata de la subasta del cargo por confiabilidad (o de expansión) que se llevará a cabo este 28 de febrero. Así lo definió la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg), que, en la resolución 104 de 2018, estableció que la puja será mediante un mecanismo de sobre cerrado y en ella se dará la asignación de obligaciones de energía firme para el periodo 2022- 2023.

 

 “El objetivo de la subasta es no depender de Hidroituango y mitigar ese riesgo. Cuando se mira el balance oferta vs. demanda, el hueco se abre en el 2022 (…). Al ver el banco de la Upme, hay registrados 36 proyectos que cumplen las condiciones de la subasta: 27 térmicos y nueve hidráulicos. No todos estarán ahí, pero esos son los que hay”, explicó Alejandro Castañeda, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg).

Los proyectos participantes en esta puja serán de energía térmica e hidráulica. Según la Creg, podrán participar aquellos registrados en Fase 2, con concepto aprobado y con fecha estimada de entrada en operación hasta 2021.

“Se estima que la subasta será de 800 a 1.000 megavatios de capacidad. Eso reduciría el impacto de los 2.400 gigavatios anuales que Hidroituango prometió entregar desde 2021 hasta 2038”, señaló Castañeda.

La presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica (Acolgen), Ángela Montoya, también es optimista sobre esta subasta. La directiva explicó que “el Ministerio de Minas y Energía se ha movido muy estratégicamente para prevenir dos escenarios: uno, que haya más demora y dos que realmente no se cumplan plazos”.

Pese a que los gremios aseguran que esta será una opción para diversificar el mercado, advierten que existen varios riesgos, pues podría darse una sobrecarga de capacidad. “Hay riesgos, pero se suplirán con la subasta o la importación de energía”, dijo Montoya.

¿Cómo está la situación del proyecto?

Hoy se prevé que Empresas Públicas de Medellín abrirá el vertedero al alcanzar la cota 401 del embalse. Así lo confirmó el gerente general de EPM, Jorge Londoño De la Cuesta, quien informó que “el embalse ha venido subiendo en más de un metro por día, con lo cual se estima que para hoy se inicie la primera etapa del vertimiento al río”.

El proceso se hará en forma paulatina. Hacia el domingo en la noche se espera un vertimiento de 450 metros cúbicos por segundo, que corresponde al caudal ecológico establecido por las autoridades.

 

Fuente: La República

Para descargar el comunicado, por favor hacer clic acá