Las importaciones de gas natural han ido ganando terreno en el país, y a la fecha prácticamente llegarían a estar cerca del 40% de la oferta a nivel nacional.

Las causas radican no solo en la caída del precio del barril de petróleo y la pandemia por la covid-19, sino que además se suman la desaceleración en la producción de hidrocarburos a nivel local y la competitividad de tarifas del combustible en el mercado internacional.

También hay que anexar a la lista el bajo nivel de aportes de las hidroeléctricas para la generación de energía.

“Los precios a la baja del gas natural en los puertos del Golfo de México, en EE. UU., han caído por la sobreoferta de hidrocarburos a nivel mundial, y esto ha sido aprovechado, en el caso de las termoeléctricas, para aumentar los remanentes”, explicó Alejandro Castañeda, presidente de Andeg.

Para el dirigente gremial, se da por descontado que la pandemia y la descolgada en el precio del barril de crudo, afecto la producción nacional de petróleo y gas.

Fuente: Portafolio

Para leer la columna, por favor hacer clic acá