Un debate tiene tensionada la cuerda en el sector de gas natural y está relacionado con el origen de los remanentes para atender la demanda en el país.

De un lado están las voces que defienden las importaciones del energético y ven con buenos ojos el montaje de una planta regasificadora en Buenaventura. Incluso van más allá, y no les sería del todo indiferente iniciativas similares en el Golfo de Morrosquillo y la Guajira.

Y en la otra acera se encuentran aquellos sectores de la industria que desaprueban la idea de una regasificadora y salen en defensa de la producción nacional. Afirman que además de pagar derechos económicos, en el subsuelo del país yacen importantes reservas del energético.

Y precisamente son los remanentes el punto de partida de los debates. Según la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) en su informe de reservas del 2018, las de gas natural cayeron en un 2,9%, al pasar de 3.896 a 3.782 giga pies cúbicos (Gpc). En consecuencia, la vida útil se redujo en 1,9 años, al descender de 11,7 a 9,8 años.

Fuente: Portafolio

Para leer la columna, por favor hacer clic acá